TIPS PARA HABLAR EN PUBLICO

El Hablar en público es algo de lo que muchos huyen, pero que un verdadero profesional no se debe permitir, al contrario debe convertirse en una de nuestras cualidades al hacerlo con propiedad y mucho mejor si logramos cada vez recibir mejor respuesta de parte de nuestros oyentes, además recuerda que la práctica hace al maestro, así que hay que atrevernos y no dejaremos vencer por el miedo, habrá un momento en que el temor a equivocarnos se habrá ido y lo haremos con la mayor naturalidad. Aquí algunos consejos que nos ayudarán en esta tarea.




1.  Naturalidad, honestidad y emotividad: Son tres pilares que logran una comunicación real y capaz de llegar a corazón del oyente. Un discurso que no suene forzado, ensayado o artificial es primordial, pero también un tono que no denote hastío, miedo o intranscendencia.
2. La importancia del principio y del final: Como en una buena película, los primeros minutos son esenciales, pero también lo es la forma en la que cerramos el discurso, deben contener dosis de impacto y entusiasmo para evitar caer en el aburrimiento e impregnarse en el pensamiento del público.
3.  El poder de las anécdotas:   Cuando uno comparte una anécdota está pidiendo al auditorio que se identifique, que se involucre, y si ellos se sienten parte el éxito está garantizado.

4. Explotar lo común: A veces caemos en el error de utilizar palabras muy técnicas o rebuscadas, vayan por lo común y cotidiano, encontrarán mejor respuesta.
5. Aliarse con el miedo: Es necesario aprender a manejar la tensión propia que provoca este tipo de intervenciones, enfócate a aprovecharla para transmitir lo que quieres transmitir.
6. Relajarse: Si no consigues aliarte con el miedo y la tensión es demasiado fuerte, practica alguna técnica de relajación, recuerda el poder del pensamiento.
7. Habla de lo que conoces: No hay nada como ser experto en una materia para parecer relajado y natural, sino conoces algo, no temas decir no sé.
8.   Tu cuerpo habla por ti: El cuerpo es capaz de transmitir mucho más de lo que uno piensa y quiere. Trata de no comunicar nerviosismo, tensión o, peor todavía, abatimiento o aburrimiento. Las manos suponen uno de los mayores caballos de batalla. Si no se sabe qué hacer con ellas, hay que evitar meterlas en los bolsillos o cruzar los brazos. En su defecto, utiliza algún objeto para sujetar como pueden ser un bolígrafo, un puntero.
9.      La mirada al frente, una buena sonrisa y una mirada cálida: En este sentido es importante alternar la vista en lugar de fijarla en un solo punto. Todo el auditorio debe sentir que se dirigen a él y esto requiere mover la vista a lo largo del mismo, pero sin hacerlo de forma que se transmita nerviosismo o ansiedad.
10.  Aprovecha el humor: Hasta los temas más serios dejan siempre un lugar al humor. Cierta dosis de humor en el discurso ayudará a desentumecer a la audiencia.
11.  Hablar con pasión: no hay nada peor que un orador que no sea capaz de transmitir a través de sus palabras. Hay que creer en lo que se cuenta.

12.- Evita algunas frases: Frases del tipo “Me he equivocado” o “He perdido el hilo” no ayudan y menos el típico “Qué nervioso estoy”. Jugar con los tiempos y silencios también puede ayudar para afrontar con éxito una cita ante el público. 

1 comentario:

Esther G. Galan H. dijo...

Habla fuerte para que te escuchen; claro, para que te entiendan y breve, para que te aplaudan.